Marta Flich, el ejemplo de Lydia Valentín y la reivindicación de las tenistas españolas