Marta Flich tiene la solución para los conflictos políticos internacionales: ¡mandar a mediar a futbolistas!