El tenis femenino arropa a Serena Williams ante la normativa de Roland Garros que la discriminaría por haber sido madre