El arriesgado gesto de un padre en el béisbol: coger una pelota al vuelo con su hijo en brazos