Si su selección pierde, la violencia machista aumenta un 38% en el país: la peor cara de Inglaterra en el Mundial