España y el método para resistir al calor de Rusia: Krasnodar, azotada por unas altas -y atípicas- temperaturas