La afición argentina pasa de crisis: tremendo ambiente para recibir a unos jugadores que se la juegan con Nigeria