Cuando Salah brillaba siendo solo un niño: el del Liverpool, un crack al fútbol sala en Egipto durante su infancia