Guardiola separó a sus jugadores y pidió paz ante Mourinho y la plantilla del United en la pelea de Old Trafford