No gana para disgustos: el hijo mediano de Jesé, en el hospital por un problema respiratorio