¡De locos! Ama tanto, tanto, tantísimo al Flamengo que se ha tatuado su mítica camiseta... ¡¡entera!!