Un virus, unas animadoras y el blanqueo de un presidente: Marta Flich nos trae unas historias ‘con muchos huevos’