Magia, golazo y parecidos sorprendentes: el madridismo alucina con un Asensio al que Ramos y Arbeloa han rebautizado