Cuando un oso panda irrumpe en un gimnasio: la última locura de Patrice Evra