Espeluznante: termina con una herida en la oreja después de un partido de fútbol en la calle