Colocaron el féretro de su amigo bajo la portería, tiraron la última pared y... gol: el homenaje más emotivo