Cuatro amigos, ver a Argentina e Islandia: la historia más surrealista del Mundial ya tiene protagonistas