Bastan un portero y un defensa: el truco definitivo para perder tiempo en el FIFA 18