La conjura de Bordalás en el vestuario tuvo efecto en el Getafe