María Hernández confiesa el mayor de sus miedos: "Me da pánico volar, me siento una hormiga dentro de una lata aplastada"