Otra mala noticia para Jesé: su hijo mayor, en el hospital por un problema en el brazo