Historias de Boxeo (II): Jero García y la huella de Max Schmeling, el boxeador al que Hitler no pudo comprar