Historias de Boxeo (VIII): El día en que la jungla rugió "¡Ali, mátalo!"