¡Esta cocina es un infierno! El drama culinario de Aly Eckmann (y la harina de coco)