No, Vero no va ser el nuevo Instagram: el lado oscuro de la aplicación de moda