Cuando los likes afectan a tu estado de ánimo, tienes dependencia a las redes sociales