El libro que conquistó Twitter: de no vender un solo ejemplar a agotarse en las librerías