La polémica está servida: Kiki, la ‘app’ española en la que pagas o cobras por ligar