El agaporni perdido que encontró a su dueño gracias a Twitter y enamoró a las redes