María Isabel pega el estirón: “La cara no me ha cambiado, pero ya soy una mujer”