La fórmula matemática para que no te tomen el pelo existe