Descubrimos con una chuchería el por qué de la elasticidad de Mr. Fantástico