Comprobamos en directo cómo funciona el sistema que rescató a los niños tailandeses